miércoles, 30 de enero de 2008

La oración

Concepto de oración y de enunciado
Cuando hablamos dividimos nuestros discursos en segmentos separados por pausas. Esos segmentos pueden estar constituidos por una única palabra (¡Pedro!, ¡Ay!) o bien por más (<>) .En ambos casos hemos emitido un enunciado o unidad básica del discurso que puede o no tener estructura oracional.
¿Qué es una oración?
Hay definiciones variadas partiendo de diferentes criterios, pero nosotros utilizaremos la que identifica la oración como la unidad lingüística dotada de significación que no pertenece a una unidad lingüística superior. Hay tres rasgos distintivos fundamentales que tenemos que tener en cuenta:
1º Presencia de un verbo (conjugado) como centro funcional.
2º Relación formal, en número y persona, entre el sujeto y el verbo: concordancia.
3º Autonomía en el plano semántico, sintáctico y fónico.
Debemos diferenciar dos entidades distintas: oración y proposición. Es proposición cuando se cumplen las dos primeras características que identifican a la oración, a estas las llamaremos proposiciones.

Tipos de oraciones por su contenido
Enunciativas, se comunica un hecho bien afirmándolo o negándolo.
Interrogativas, se hace un pregunta ya sea de forma directa o indirecta.
Imperativas, el hablante da una orden.
Exclamativas, son las que expresan emociones, es la entonación la que convierte una enunciativa en exclamativa. No olvides que una interjección, por sí misma, no constituye una oración.
Desiderativas u optativas son aquellas en las que se expresa un deseo. Tienen una entonación cercana a las exclamativas y emplean el subjuntivo de forma obligatoria.
Dubitativas, están a medio camino entre las afirmativas y las negativas, el hablante expresa una duda respecto al mensaje que transmiten. Se suele emplear el modo subjuntivo junto al adverbio de duda, sin embargo si la duda es leve puede aparecer el indicativo igualmente. Recuerda también que el futuro de indicativo puede presentar probabilidad en el presente (<>) y el condicional puede señalar una probabilidad en el pasado (<>).

Tipos de oración por su estructura

Oraciones impersonales o unipersonales. Son las que no admiten ningún sujeto léxico. Se conjugan siempre en tercera persona del singular.
· Reflejan fenómenos de la naturaleza: llueve, nieva, graniza, anochece…Son hechos que no pueden realizar ningún sujeto.
· La formadas con el verbo haber, siempre en tercera persona del singular, en las ocasiones que ejerce su propio significado y no como auxiliar: “Hay poco agua en este río”, “Había pocas posibilidades de nadar”.
· Las que se forman con el pronombre SE y la tercera persona del singular: “En Galicia se come muy bien”.

Oraciones personales. Pueden ser:
Atributivas o copulativas. Son las construidas con los verbos SER, ESTAR, PARECER y RESULTAR, que se caracterizan por tener Atributo: “Esta cuesta resulta agotadora en verano. El ciclista parece cansado después de subirla”. “El partido ha sido una fiesta. El portero es quien lo ha decidido y los aficionados están satisfechos con el resultado”.
Predicativas. Son aquellas en las que lo que se afirma del sujeto es un predicado, un verbo, y no un atributo como ocurre en las copulativas. Las oraciones predicativas pueden ser:
a) Activas. La acción del verbo tiene su agente en el sujeto, y su paciente (que no es imprescindible) en el complemento directo. Sólo pueden transformarse en pasivas las oraciones activas de C.D..
· Transitivas. Tienen C.D..
· Intransitivas. No tienen C.D..
· Reflexivas.
· Recíprocas.

b) Pasivas. El sujeto recibe la acción desencadenada por el complemento (llamado complemento agente = C.A.). Todas las oraciones pasivas pueden transformarse en activas aunque no tenga expresado en la frase el complemento agente léxico, por ejemplo: “Las puertas fueron abiertas” podemos transformarla en una oración impersonal, “abrieron las puertas”; o en una oración pasiva refleja: “se abrieron las puertas”.
c) Pasivas reflejas. La acción sale del sujeto y vuelve a él, transformándolo en sujeto paciente, por ejemplo: “Las computadoras baratas se venden muy bien”, equivalente a “Las computadoras baratas son vendidas muy bien”. El sujeto, “las computadoras baratas” termina absorbiendo la acción “se venden”. Se diferencian de las reflexivas porque en aquellas el sujeto agente está explícito (“Carmen se peina”), mientras que en las pasivas reflejas no se sabe quien vende las computadoras baratas.